¿Son seguros todos los cosméticos?

31/03/2014

En los últimos días, en España se ha desatado una importante alarma social debido a la seguridad de algunos cosméticos y sus ingredientes. Por ello debemos preguntarnos: ¿son seguros todos los cosméticos?

Pero lo cierto es que, según el director técnico de EUROSANEX, Joaquín Jimenez, este tipo de noticias acerca de si son seguros todos los cosméticos generan más alarma social que peligro real. “Cuando hay una retirada del mercado de un producto cosmético, solo significa que el sistema funciona, que ha detectado un posible problema, se ha inmovilizado y se ha retirado. No hay porqué asustarse”, asegura Jiménez.

Existen redes de cosmetovigilancia que detectan continuamente posibles cosméticos problemáticos. “Y en la mayor parte de los casos, se detectan dosis cancerígenas para los animales, algo que puede variar y mucho en la piel humana. Y no hay que olvidar que, si los ingredientes fueran tan peligrosos, directamente estarían prohibidos“.

Generalmente las dosis con las que se realizan las pruebas son muchísimo más altas que las que se emplean en los cosméticos pero “los fabricantes, para proteger a los consumidores, los retiran del mercado aunque no haya un peligro inminente”, asegura el director técnico.

En otras ocasiones, los productos sin diluir o en grandes cantidades pueden ser cancerígenos, pero no diluidos o en pequeñas cantidades. En estos casos también se retiran, para proteger los clientes.

Hay ingredientes que han causado una gran alarma social y se investigan continuamente desde entonces, como los parabenes. Así, prestigiosas entidades independientes como la Scientific Committee of Consumer Safety realizaron estudios sobre la relación entre los parabenes y el cáncer que no lograron demostrar nada, pero aun así, los fabricantes bajaron las dosis para proteger a sus clientes y tener un amplio margen de seguridad.

“No hay que preocuparse, ya que las dosis de los productos que hay en el mercado son siempre seguras“, dije Joaquín Jiménez, aunque constantemente se realizan estudios para estar seguros de cada componente.

Hay que tener precaución porque algunas empresas emplean este tipo de alarmas en sus campañas de marketing, o como barreras comerciales en el caso de los países, para que los consumidores solo puedan comprar cosméticos locales, o consuman sus productos pensando que son los más seguros, aunque no sea cierto.

En cualquier caso, “los consumidores deben hacer caso a las autoridades sanitarias y notificar a los fabricantes cualquier reacción adversa provocada por su producto”, dice Jimenez. Y si has empleado algún cosmético retirado del mercado no debes preocuparte, pues las cantidades de ingredientes que pueden ser nocivos para la salud son tan pequeñas, que no sucedería nada.